Principios de defensa personal (I): la prevención

Hoy os hablaré de los principios de defensa personal, en lugares no seguros y en lo relativo a la prevención de agresiones. Con independencia de la sociedad en la que vivamos, más o menos violenta, siempre existe la posibilidad, pequeña por suerte, de ser víctimas de una agresión. Del tipo que sea y seas del sexo que seas. No importa. 

Así, ser capaces de evitar una agresión puede ser determinante en un momento potencialmente complicado. El presente artículo está escrito para personas, con independencia de su sexo o edad, y se centra en los principios de defensa personal para tratar de evitar situaciones de riesgo, o de reducirlo si lo hubiere. 

PRINCIPIOS DE DEFENSA PERSONAL EN LA PREVENCIÓN DE AGRESIONES

Mantente alerta. 

Esta es la más importante de los principios de defensa personal. En el mundo hay muchas personas potencialmente peligrosas o incluso letales. La inmensa mayoría de aquellos a quienes conozcas serán buenas personas en situaciones normales. Pero ni todos serán buenos llegado el caso, ni todas las situaciones tienen por qué ser normales. Principios de defensa personal. Mantén la alerta

Mantente vigilante a movimientos o situaciones que despierten tu alerta. Que llamen tu atención. Que te hagan preguntarte ¿por qué? Y presta atención a tu instinto. 

¿Significa esto ir en plan paranoico? No. O al menos no en lugares y condiciones relativamente seguras. Ni tampoco implica estar permanentemente angustiado. Estar alerta significa ser consciente de que no sabes qué puedes encontrarte más allá del portal de tu casa. En especial de noche, con poca luz y en lugares solitarios. Y estar preparado física y mentalmente para afrontarlo de antemano mediante la huida o el enfrentamiento. Pero sin dramas, miedos innecesarios ni ansiedad.  Así, es recomendable:

  • Dejar los auriculares y la pantalla del móvil. Céntrate en lo importante, que es lo que te rodea: sonidos, movimientos, posibles puntos de emboscada… Deja la burbuja para lugares seguros.
  • Principios de defensa personal: nada de drogasNo abusar de las drogas. La capacidad de defensa está estrechamente condicionada por nuestro estado mental. Un estado mental alterado, especialmente por sustancias psicoactivas como el alcohol, nos lleva a valorar mal las situaciones y a tomar malas decisiones. En casos extremos de intoxicación -además- somos totalmente vulnerables a cualquier amenaza. Nuestra seguridad -y hasta nuestra supervivencia- pasan a depender de la buena voluntad de otros. Esta es una regla de la seguridad personal extremadamente importante: si han de asaltar la plaza, que no pillen borracha a la guarnición.   

“Hombre apercibido, medio combatido: no se pierde nada en que yo me aperciba, que sé por experiencia que tengo enemigos visibles e invisibles, y no sé cuándo, ni adónde, ni en qué tiempo, ni en qué figuras me han de acometer.” El Quijote [1]

Evita las situaciones potencialmente peligrosas.

No seas idiota. El exceso de ingenuidad puede ser peligrosísimo. 

  • Trata siempre de moverte por entornos seguros en la medida de lo posible, concurridos o  habitados y bien iluminados.
  • Muévete en grupo. El número, por si solo, es un disuasor.
  • Elige el mejor camino aunque sea más largo. Entre un atajo corto y de alto riesgo, y otro más largo pero más seguro… quédate con el segundo.
  • No confíes en desconocidos. Y puede que tampoco en algunos conocidos. Subir a un coche, a un ascensor o entrar a un domicilio son actos normales. Sin embargo, con determinadas personas y en determinadas circunstancias, pueden suponer un riesgo enorme.
  • No pierdas de vista tu bebida. Porque no es difícil que te “cuelen” alguna sustancia indeseada. Y eso podría llevarte a una situación de indefensión. 

Lo que retiene a los adversarios es el daño; lo que los mantiene ocupados es la acción, y lo que los motiva es el beneficio.” El arte de la guerra [2]
 

Controla el entorno

¿Qué hay a tu alrededor? ¿qué ves y qué oyes y, sobre todo, qué NO ves ni oyes? ¿observas puntos sobre los que no tienes visibilidad y en los que podría ocultarse un posible agresor? ¿hay algo que pudiera suponer un riesgo extra a tener en cuenta (un bordillo o escalón especialmente alto, un charco,…)? Y aún más, si la cosa se tuerce ¿cuál es la mejor vía de escape hacia una zona segura? 

Para practicar esta habilidad, ponla en práctica en tu día a día. En este sentido también es muy útil el entrenamiento de la visión periférica, que nos permite detectar movimientos casi en 180º. De tal modo, si conoces el entorno, por tratarse de una ruta habitual, dedica tiempo a conocer sus puntos “calientes”. Esta es otro de los principios de defensa personal que no puedes olvidar.

Entre huir y pelear, huye.

Principios de defensa personal... huye si puedesOtra de los principios de defensa personal más lógicas pero no por ello más respetada: si puedes huir, huye. Las peleas sabes como empiezan, pero no como terminan. Un mal encuentro en un mal momento y lugar, un mal golpe… Son tantas las cosas que pueden salir mal que, siempre que sea posible, hemos de evitar el conflicto.

Aunque seas muy bueno, tengas muy claro lo que haces y asumas todos los riesgos, trata de evitar la confrontación. Recuerda: nunca sabes a quien te vas a encontrar, ni si estará solo o desarmado, hasta que la distancia se cierre y el asunto sea cosa hecha. Tal vez ni siquiera llegues a enterarte. Así las cosas, si lo peor ha de suceder que suceda por algo realmente importante, y no por cosas pequeñas como dinero u orgullo.

Trata de conseguir ayuda. 

No solo se trata de gritar (caso de hacerlo, recuerda que gritar “¡FUEGO!” hace que más personas sean proclives a implicarse que gritar “AUXILIO” o “ME ATACAN”). Para empezar, considera que necesitas que aparezcan otras personas que puedan disuadir a los agresores, muchas veces con su sola presencia. Siempre ten en cuenta que los atacantes, por lo general, estarán interesados en no ser identificados, detenidos ni heridosY los testigos, así como los posibles aliados inesperados de la víctima, son siempre una complicación. En consecuencia, tratar de conseguir ayuda es uno de los más importantes principios de defensa personal en lo que a seguridad personal se refiere.Principios de defensa personal. Pide ayuda

La ayuda puede ser directa, como cuando pedimos al taxista que nos ha llevado a casa que espere hasta que vea que entramos. O indirecta, con la presencia de ojos que fastidian la impunidad. 

Debido a que el escándalo es una fuente de problemas para un delincuente, pueden ser de gran ayuda las alarmas personales. Estas son pequeños dispositivos electrónicos que emiten un sonido potente y molesto (lo habitual son 130db -decibelios-, que es bastante). Se disparan al tirar de un cordón que extrae un pasador, apretando un botón o ambas. A pesar de que es fácil dispararlas de manera accidental, pueden ser realmente útiles como disuasores. 

Algunos modelos de alarmas personales:

Aprende a defenderte y entrena tu cuerpo-mente para ello. 

Principios de defensa personal. Aprende a defenderte.

Fuente: http://www.chilango.com/ciudad/krav-maga-tecnica-israeli-defensa-personal/

Es uno de los principios de defensa personal más obvios: toda prevención puede ser insuficiente. Y si esto pasa mejor estate preparado para lo peor. Es por ello que tendrás que entrenar duro. Porque la defensa personal exige, para ser efectiva, entrenarse física y mentalmente para el combate. Ten en cuenta que una agresión puede ser extremadamente violenta, intimidante, desconcertante y sorpresiva por lo súbito y brutal de la misma. Se trata de situaciones de altísimo estrés que exigirán de reacciones automáticas previamente entrenadas. Sin que la duda medie.

“De las armas  no hay, en el campo / que alejarse un paso; / pues nunca se sabe cuándo, en el camino, / se precisará la lanza.” Havamal, 38. [3]

La parte mental

Por lo tanto, para afrontar una situación de conflicto de este tipo será preciso emplear métodos y técnicas de relajación y/o meditación. Estos te permitirán un mayor autocontrol emocional ante una posible situación de riesgo, y un trabajo de acondicionamiento físico. 

En cualquier caso, en lo relativo a la relajación y meditación, sea cual sea la metodología o sistema que se elija, la clave va a ser siempre la misma: entrena a diario y orienta parte de esos entrenamientos a la anticipación de posibles situaciones de conflicto. En esos entrenamientos tendrás que aprender a “vivir” esos posibles momentos de antemano, de manera realista. Y a verte en ellos como querrías verte dentro de lo posible. Como si fuera otro ejercicio del gimnasio. No será fácil, pero te será muy útil en tu vida cotidiana y en situaciones de riesgo. 

La parte física

El entrenamiento físico se divide en tres partes: técnica de defensa personal,fuerza y potencia, y aeróbico. En primer lugar tenemos el aspecto técnico, sobre el que te recomiendo este artículo sobre los sistemas de combate adaptados a la defensa personal.

Para el entrenamiento de fuerza,  potencia y resistencia, es aconsejable que te ayudes de tu instructor -y con el tiempo de otros entrenadores-. Pídele que te recomiende los ejercicios más adecuados para mejorar tu capacidad de lucha conforme a tus condiciones actuales, a fijar objetivos y a evaluar tu evolución. 

Principios de defensa personal. Entrena

Además de mejorar nuestra capacidad defensiva, el progreso en el entrenamiento psicofísico de combate se manifiesta en unos movimientos, posturas y actitudes que revelan seguridad. Y eso, en mayor o menor medida, también llega a ayudar. Porque la mayoría de los agresores prefieren atacar presas débiles, o al menos más débiles que ellos mismos, que cedan rápido y con discreción

Nota sobre los objetivos en defensa personal

No pierdas de vista la realidad. En primer lugar, el objetivo de aprender defensa personal, y de acondicionar tu cuerpo-mente para afrontar el combate cuerpo a cuerpo, no es tanto permitirte salir victorioso de enfrentamientos cualesquiera. Se trata de neutralizar la amenaza y huir, y de sobrevivir lo menos lisiados que podamos. Y el resto, es opcional si es que es posible. Este es de los más importantes principios de defensa personal.

Por mucho que lo desees no te vas a convertir en una máquina de aplastar nada con algunos meses, o incluso años, de entrenamiento. Menos aún con dos o tres horas semanales de práctica técnica. De tal modo dos, tres o cuatro tíos te podrán acabar dando el mismo palizón que podían haberte dado antes de empezar a entrenar. Pero eso sí, igual acabando con menos daños internos, que no está mal. Por eso decenas, cientos de horas de esfuerzos dedicados a aprender a cubrirte y a fortalecer tu cuerpo-mente, buenas han sido si una sola vez en tu vida, gracias a ellas, acabas fastidiado en lugar de retornado al polvo. 

Y hasta aquí la primera parte de los principios de defensa personal. Próximamente, la segunda entrega. 

Más cositas útiles en Amazon:

[1] Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes Saavedra. Capítulo XVII. Fuente: http://cervantes.uah.es/quijote/quij0080.htm#E63E69

[2] El arte de la guerra, Sun Tzu. Traducción de Thomas Cleary. ISBN: 9788441438156

[3] Textos mitológicos de las Eddas. Miraguano. ISBN: 9788478134496


 

4 Comments on "Principios de defensa personal (I): la prevención"

  1. Muy buenos consejos, lo compartiré.

  2. No es un tema baladí, vista la evolución de la inseguridad, especialmente para las mujeres, que no solo. Tampoco se trata de que todo el mundo sea B.Lee, se trata de tener un minimo de conocimiento en auto-defensa, que como ya dije antes, no me importaría que incluso se impartiera en el instituto, etc… Y más que nada lo digo, porque, ya no es porque se aprendan muchos o pocos trucos, catas, o incluso técnicas… sino por la percepción personal de seguridad en uno mismo que inculca ese adiestramiento, y que es muy importante a la hora de formarse como persona… Por norma general esas técnicas te instruyen no solo en el tema físico, sino en el “mental”, en tu actitud ante un determinado peligro. Te enseña a estar alerta o, más alerta. Es mi opinión.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Captcha *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies