La casta autonómica, un libro sobre el surrealismo patrio

Leer la casta autonómica es darse un paseo delirante por una España surrealista, dotada de una administración tan grande como ineficaz y costosa. Basada en datos y hechos reales, al leerla nos damos cuenta de cómo se han producido unos despilfarros enormes y de como una la ingente banda de parásitos responsable de los mismos ha medrado y medra a costa del dinero público.

Si se tratara sobre otros país, la cosa daría risa, pero cuando tomas conciencia de que el país en cuestión es el tuyo, y que la pasta que se escurre entre las zarpas de unos manirrotos es la tuya, la coña se transforma, primero en incredulidad y pronto en indignación y frustración.

Una de barones autonómicos

Una de barones autonómicos

Y es que, querido lector, la mediocridad, la poca vergüenza y la avaricia de tantos de nuestros “servidores” públicos, cabrea y mucho: millonarias inversiones en infraestructuras inútiles que sólo sirven para enriquecer a buscavidas; políticos impresentables que juegan a un cambalache indecente con los dineros públicos: auténticos golfos y golfas que hacen carrera a base de crear legiones de parásitos (y carísimos de mantener, por cierto) y de hacer favores a cambio de prebendas; saqueos masivos a la caja pública; y muchas otras situaciones y casos escandalosos que se mantienen en el tiempo gracias, casi exclusivamente, a la ignorancia de la sociedad que los soporta, aupa y hasta aplaude.

Ignorancia en el sentido político, la idiotez que decía Platón, el desconocimiento de cómo funciona realmente nuestro Estado, y como operan realmente los políticos que nos “representan”. Nuestra sociedad es, o ha sido hasta hace bien poco, mayoritariamente muy ignorante en materia política: muy dada a repetir pensamientos precocinados en forma de titular u ocurrencia lerda, a seguir a organizaciones políticas como si fueran equipos de fútbol o religiones. Una sociedad poco acostumbrada a investigar, estudiar y reflexionar sobre la realidad política de un modo tan sectario como burdo. Una sociedad que suele diferenciar en base a “buenos” contra “malos”, a “nosotros” contra “ellos”, a “rojos” contra azules, en lugar de prestar atención a lo importante: que más allá de una cuestión ideológica, la política es la gestión del dinero público para el bien general, con independencia de las siglas y las banderas de partido.

Desde esta perspectiva, la casta autonómica prescinde del análisis ideológico para centrarse en problemas concretos que nos afectan por igual a todos los ciudadanos españoles, en este caso los problemas creados por unos políticos a los que el bien general les importa un huevo, como reventar el país en provecho propio.

En resumen, la casta autonómica es un breve y excelente trabajo de investigación que todo ciudadano de este país, España, debería leer, y sobre el que debería reflexionar con detenimiento. El problema es que, si lo hace así, probablemente se transformará en un ciudadano más exigente, más difícil de engañar y de manipular por una banda de aprovechados acostumbrada al seguidismo ciego de unos votantes que actúan, en tantos casos, como forofos fanatizados que desconocen demasiados aspectos de la realidad política.

La pregunta es: ¿quieres pertenecer a esa mayoría que se traga las milongas de unos golfos sin escrúpulos, o prefieres pertenecer a la creciente minoría de ciudadanos conscientes, cada vez más informada e intolerante con corruptos, embusteros y vividores?

 

Compra aquí "La casta autonómica"

Compra aquí “La casta autonómica”

Be the first to comment on "La casta autonómica, un libro sobre el surrealismo patrio"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Captcha *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR